Archive | marzo 2011

Esencia humana, la robótica y la I.A.

El futuro nos está alcanzando, lo digo con emoción. Quién no recuerda aquella escena de “Terminator 2” (1991) cuando Terminator muestra su brazo robótico:

Hoy ya es real (por lo menos esta parte del cuerpo….jajaja.) gracias al Instituto de Robótica y Mecatrónica del “Centro Aeroespacial Alemán”

y ¿Qué tiene de diferente de los tantos brazos robóticos que existen actualmente?

Que tiene un rango de movimiento exactamente igual que el humano, capaz de reproducir cualquier movimiento de éste, además cuenta con 38 tendones que hacen de los dedos partes totalmente articulables logrando incluso detectar y controlar el nivel de fuerza ejercida sobre un objeto sin programación específica previa!!…Ah, sí, se me olvidaba: y una increíble y brutal fuerza !!…jaja. Para finalizar, estos tendones agregaron una cualidad extra: la flexibilidad general, lo que significa directamente la capacidad de absorber las fuerzas de cualquier golpe evitando que se fracture.

¿Cuál es la reflexión para que éste tema entre en Mentispensare?

Estamos a unos cuantos pasos de la total integración robot<->humano y consecuentemente la disyuntiva entre qué es y cuándo uno deja de ser humano.

Argumentos vienen a mi mente como: “…se pierde el límite entre lo robot y lo humano…”, “..la esencia humana desaparecerá entre más integración robot tengamos” “Humano=biológico, robot=no biológico” etc. ¿Es real e innegable esta procupación? ¿En verdad la integración robótica es directamente proporcional a la perdida de la esencia humana?

El tema gira entorno a lo que consideremos como “naturaleza humana”. Si nos vamos por el camino de biológico-no biológico estamos en un callejón sin salida, porque efectivamente entre más partes mecánicas menos biológicos seríamos, menos humanos; pero me lleva a preguntarme: ¿Y los que tienen prótesis ortopédicas también son menos humanos?. Tomemos la primera desviación y argumentemos que “sólo aquellos que por voluntad propia se adhieren algo no biológico serían menos humanos y así excluimos a los que por necesidad tienen prótesis.

Tras la primera desviación medito: Hasta el momento ninguna de estas adiciones esta fuera de mi control: un brazo, una pierna, cualquier parte que me implante estaría totalmente en mi control ¿cierto?:

“…pero ya no eres 100% tú, ya no eres como naturalmente eres”

“ok, pero ya dejamos atrás el argumento biológico – no biológico y en lo que respecta a mi ser pensante, intelectual, sensitivo no ha cambiado nada, sigo pensando yo, el ser humano no la parte robot que tengo”. Inclusive si me agrego un ojo biónico, un brazo, una pierna por voluntad es para mejorarme; una conducta axiomáticamente humana.

Esto me lleva a la tercera bifurcación, argumentar: “La esencia humana está en nuestra forma de pensar, en nuestra inteligencia y raciocinio”. Si tomo este camino no importa cuantas partes extras tenga, no dejaré de ser el mismo humano que fui antes. De lujo! …implantes de brazo, ojo super-humano, qué tal un chip con GPS….jajaja…no voy a dejar de ser yo, porque a fin de cuentas soy yo el que controla. Sin embargo hay algo que se nos está olvidando de la naturaleza humana: la maldad, ¿negaré que no es cierto?. Por supuesto que no, el humano naturalmente también es malvado, con o sin partes robot, biológico o no; algunos se dejan llevar por ésta parte malvada, otros no.

Y entonces se incorpora un nuevo componente: la IA (Inteligencia Artificial) aquella ciencia que trata de añadir raciocinio a elementos no biológicos. Nuestro raciocinio humano, porque ¿acaso hay otro?.

Entonces, si la esencia humana esta en nuestro raciocinio y este mismo raciocinio es el que intentamos poner en un 100% robot, entonces ¿Qué es la esencia humana? y pongámoslo aún más difícil: Al agregar razón y juicio a un robot, agregamos la mejor parte de nosotros, excluyendo la maldad en esta programación ¿No sería más y mejor humano una IA sin maldad que un humano con su natural parte malvada?

Que intenso…. para seguir pesando un buen rato !!

 

Fuente: Neoteo

Imágenes: “…and robots?” by A vacant suit |  “Robot”by Sid

Dead Space II y el papel de los padres

Como siempre primero agregaré el video:

No estoy inmerso en el mundo de los videojuegos, he de confesar, sin embargo, tampoco soy un desterrado :). El mensaje en el promo Dead Space II va directo al grano; en palabra de José Magrans: “Presentando lo prohibido… tentando la psique humana…rebeldía hacia la autoridad, los padres nuestra primera figura de autoridad” y de aquí parte mi reflexión:

¿Cuál es realmente el papel de los padres ante los videojuegos, y por extensión. al entretenimiento de sus hijos?

Personalmente encuentro una disyuntiva muy fuerte aquí. Por un lado entiendo perfectamente el sentir de las madres ante tales imágenes: “Muerte, destrucción, sadismo, inhumanidad?….No gracias, mis hijos no van a jugar eso”, pero por el otro me pregunto ¿Decidir qué sí y qué no en vida ajena? porque hagamos aun lado si es hijo o no, antes de eso es un ser individual, pensante e inteligente.

No soy padre y quizá sea el argumento más fuerte para contrariarme, sin embargo, mi dedicación en la docencia me ha permitido reparar la magnitud de las palabras en el pensar de mis alumnos, por ende me atrevo a decir que no hablo imprudentemente.

Las variables: Dead Space II esta tipificado como juego para mayores de edad. por ende, en una conclusión obvia este juego no “debería” llegar a manos de niños. Si llega a manos de niños no va a ser en casa, y menos con madres preocupadas por qué ven y qué no; llegará por vías que muchas veces los padres no pueden cubrir: escuela, amigos, conocidos, etc. para resumir: La sociedad. Por esto se me hace un tanto ilógico “prohibir” un juego o no.

El meollo del asunto, creo, radica en las consecuencias psicológicas que puede acarrear para el jugador estar ante tal violencia explícita, y sinceramente, eludir, ocultar o hasta huir de este tipo de juegos es la peor decisión; en situación análoga sería como cerrar los ojos ante la delincuencia, la violencia real o cualquier acto semejante. No creo que el solo contacto con estos juegos desencadene a un nuevo psicópata, más bien es el resultado de una sociedad que sataniza juegos como estos, una sociedad que es LA PRIMERA EN LIGAR ESTOS JUEGOS CON UNA REALIDAD. Pienso que si se tratara este tema de juegos violentos, sin miedo, sin prejuicios tontos y ante todo, no esperar que los vean en otra parte sino, presentárselos en casa, en un lugar que está “controlado” por los padres, y desde una perspectiva No prohibitiva sino Informativa los resultados serían inmensamente mejores.

 

Fuente: formatoespiralidoso.blogspot.com | José Magrans